Cada relación íntima es automática

Los niños entregan su intimidad en cada momento, por eso son puros

Cada-relación-íntima-es-automática
Cada relación íntima es automática

Cada hombre teme cruzar los límites de una relación íntima. Por eso las personas usamos diferentes prendas, aspiramos a títulos y denominaciones, nos comportamos según estrictos dictámenes sociales. En resumen, inventamos miles de mecanismos de defensa.

Pero la vida siempre logra ordenar las cosas de modo que a pesar de todos los mecanismos de defensa se encuentra un orificio por el que explotamos, un orificio por donde hay una fuga. Allí donde nuestras defensas flaquean, allí nacen las relaciones íntimas. En este punto comenzamos a abandonar las relaciones acordadas.

Cada relación íntima es ilegal, prohibida – es automática y gestada más allá de nuestra voluntad.

Las relaciones legales son todas falsas, ya que las mantenemos meramente por defensa propia. La vida siempre fuerza al hombre a entablar relaciones íntimas, y de este modo dentro de las relaciones acordadas al menos parcialmente le obliga a crear una relación íntima.

Las relaciones íntimas son de hecho las únicas que son para la vida reales y son las únicas de las cuales nacen relaciones vitales.

El único ser sobre la Tierra que hasta el día de hoy ha logrado adentrarse completamente en una relación íntima es Jesucristo. Por el prójimo dio lo máximo posible- entregó su vida. Entregó su intimidad en manos de cada uno de nosotros. Dado que pudo atravesar la frontera de lo público y lo íntimo pudo resucitar al tercer día de entre los muertos.

Las personas cruzamos esta frontera más que nada por algún orificio. La atravesamos allí donde nuestro recipiente no cierra – allí, donde hay una fuga. Nosotros mismos lo vemos como algo negativo, mientras que para la vida en sí es solamente una ventaja. Es que solamente en estos casos nos encontramos en el espíritu de la vida viva.

En la relación íntima se gestan todas nuestras historias positivas y negativas – allí donde se atraviesa la frontera de la relación íntima comienzan a abrirse el infierno y el cielo. Se dá inicio al mundo vivo de cada relación. Es entonces cuando el hombre se entrelaza con otra persona dentro de un mundo personal, empezando así una lucha honesta y deshonesta.

Todas las demás relaciones son mayormente falsas, actuadas y superficiales. Las relaciones íntimas se dan en vivo.

Nos sumergimos en una relación íntima tal como cuando explota el huevo y de él cae un polluelo. También la semilla se parte para ver nacer una nueva criatura. Y también así explota el hombre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *