Despedida

Despójate de todo lo que te apropias y poco a poco te irá abandonando todo lo que te apropia

Despedida
DESPEDIDA

Despierta de todas tus posesiones, en ellas duerme tu alma: abandónalas hoy mismo para que te quedes dormido para siempre en ellas.

Porque únicamente estando despierto podrás irte de tu última propiedad: de todo lo que siempre pensaste que eres – de ti mismo. Esta es tu última y única despedida.

Todo lo que haces para ti te sujeta a tu propia memoria – a la conciencia de uno mismo. Sólo cuando priorizas a alguien antes que a ti, ofreces tu corazón y en una verdadera relación te olvidas de ti mismo, te alejas por un camino natural de ti.

No es lo que haces, sino tu esencia, que es invisible a los ojos, es la que te hace bestia en todo lo que haces para ti mismo y ella es la que hace aflorar al hombre que está en ti, cuando inconscientemente haces algo por los demás.

A los ojos de los demás en tu propia manifestación puedes ser bueno, fantástico y afectuoso: pero a tus ojos podrías matar a otro, como Caín mató a Abel, si tuvieras que decidir por la vida o la muerte – si tuvieras que decidir que sólo puede sobrevivir uno de los dos. En aquel momento decide la bestia o el hombre dentro de ti y todo lo que no se fue por sí mismo, conscientemente aplastará y matará todo a su alrededor. Únicamente aquello que se olvidó completamente de sí mismo y se convirtió en la memoria de alguien o algo, permanecerá con las manos limpias.

Mi olvido – tu memoria, tu olvido – mi memoria.

“Me voy al lugar al que vosotros todavía no podéis iros”, al olvido total, a la derecha del Padre, al lugar que el Señor preparó para los que se olvidan por completo de sí mismos. Por lo tanto estoy olvidado en todas las manifestaciones y asesinado en todos los actos de manifestación, sin embargo me fui de todo al lugar del olvido a esperar el nacimiento, hasta que alguien me despierte como una memoria viva – una memoria que está por venir y nuevamente me hace nacer.

El Señor es el olvido total. Sólo aquel que se ha olvidado de sí mismo es Hijo del Señor y tiene dispuesto un lugar en mí.

Únicamente en la completa verdad está el completo olvido de uno mismo, porque todo lo que sueñas te mantiene en tu propia conciencia. Solamente lo que haces en relación con algo es real.

¿Qué es lo que es tan amargo para que llores cuando hay tantas cosas invisibles a tu alrededor que podrías evocar? Pero sólo si no soñaras con tu propia amargura y con tu propia conciencia te elevarías sobre la amargura del que Duerme en ti. Al que Duerme y sólo espera tu propia falta olvida que podría convertirse en tu regocijo. El hombre ve sólo una: sólo ve su historia. Sin embargo existe una gran cantidad de innumerables historias invisibles que están a la espera de tu olvido.

Este mundo es un mundo de rupturas o de la misericordia del olvido de sí mismo a través de todo lo que está ante ti. Pero detrás de él viene el mundo de la verdad total, cuando únicamente el olvido no será suficiente. La verdad total exige la renuncia completa de uno mismo. Doce estaciones del vía crucis: doce estaciones de luchas con uno mismo.

El tiempo de las incógnitas es la piedad, pero cuando llega el momento de la verdad llega el tiempo de la lucha con uno mismo.

La religión es la búsqueda en la búsqueda y el entendimiento la comprensión y en ella la aceptación o no aceptación de la búsqueda. Sólo quienes se han esforzado con toda la energía, podrán comprender y quien luchó realmente podrá aceptar lo que comprende. El que se esforzó sólo para sí mismo, enloquecerá en el entendimiento.

El hombre podría estar listo finalmente para avanzar eternamente, a pesar de que su ruptura iría tras él. Nada te limita, excepto tú mismo. Cualquier persona que trabaja regularmente, está en constante estrés con su propia conciencia. Pero más estrés siente quien va quedando atrás, ya que lo va adelantando su propio subconsciente.

Por qué no estar listo en tu propio olvido con un día, mes o año de antelación y que todo lo que pasara fuera agradable. Puedes estar preparado toda tu vida en la dedicación, pero estás atrasado toda la vida con el principio.

Conocemos varios niveles de despertar. Más grande es el despertar, mayor sensación y mayor profundidad de comprensión. La resurrección es un despertar real y un círculo interminable de despertares en Él, que es real.

Es razonable estar en un lugar detrás del tiempo de despertar y luego irse, porque la propiedad de lo despertado te pondrá a prueba. Tan pronto como te encuentres en una propiedad, esta comenzará a apropiarse en el sueño, por eso vete el día en que se te abran los ojos, aléjate de todos los bienes, únicamente así podrás despertar.

Los estados del despertar son estados invisibles. Agradece a cualquiera que te despierta y te abre los ojos a lo invisible, porque el mundo de los sueños es el mundo de los espíritus. Cuando el hombre se duerme en el mundo, el mundo se duerme en él y en él el prójimo se hace lejano. El mundo dentro de una relación se oscurece, por eso aléjate para no dormirte en las reacciones.

Debes darle un sentido a las acciones y te despertarán. No le temas a tu despertar, esfuérzate y el Señor te despertará. Existen acciones de las reacciones que te adormecen y te apropian en el mundo de los espíritus y hay acciones que desvelan y que despiertan al Hombre en ti.

Finaliza cada trabajo, para que el campo magnético que te apropia hacia el sueño pierda la fuerza y pueda irse en su propio olvido. No eres Dios, para que en la relación hacia ti mismo puedas suprimir y olvidar. Puedes irte sólo por tus obras: sólo a través del tercer punto puedes separarte de ti mismo.

La resurrección es el despertar final a la realidad de la Trinidad de un solo Dios.

Entonces no habrá más hombre dentro de las reacciones y entonces cada reacción será un hombre vivo.

No hay nada tuyo, solo la despedida dentro de la despedida: la despedida de cualquier relación y la despedida a ti mismo.

Es ella Él como tu viva memoria que nace nuevamente como un Hombre Vivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *