Fundamento

Permite el tiempo de tu viaje, deja que pase el tiempo del evento y en la paz de este evento correrá tu tiempo – tu vida

Fundamento
Fundamento

El animal no puede domesticarse a sí mismo, puede ser domesticado por el hombre. El animal domesticado es agradecido, porque está en la paz de la domesticación que no puede alcanzar por sí mismo. El hombre es la única criatura que puede y debe domarse sí mismo. Sin embargo no puede domarse directamente o por sí mismo, sólo puede domarse por la conciencia que despierta en él el prójimo.

El hombre no es automáticamente inteligente, es tan inteligente como es capaz de domesticarse a sí mismo. Sólo entonces puede entrar en el diálogo, de otro modo a otro solamente lo entretiene y lo divide en todo lo que debería ser domesticado en sí mismo, dividido en dos mitades. El problema es que las personas no son conscientes de que deben domarse a sí mismas, porque el hombre domestica a otro sólo de manera aparente. El hombre solamente puede domarse o dominar a sí mismo. Cualquier aclaración es innecesaria y sólo cuenta el espíritu que está tranquilo o no.

 “Este es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo.”

Sólo la misericordia del que está completamente domesticado es la que tiene el poder de domesticar, el poder de eliminar el pecado. Aquella que detiene a las personas en sus deseos, con lo cuales adelanta el tiempo – el tiempo del espíritu en uno mismo. Cada uno solo es el que permite a esta misericordia – cada uno solo toma su propia decisión sobre las manos del tiempo o en sus manos a cuenta del tiempo.

La misericordia es el Señor, pero eres tú el que se abre el tiempo de la misericordia.

El tiempo es infalible. Cualquier inconsistencia se debe al tiempo acortado. Todo va a ser exacto, si abres el tiempo suficiente. La razón del tiempo acortado es siempre el egoísmo. No pienses en ti mismo, ten una relación y abrirás el tiempo, el tiempo es el maestro de todo. No hay más tiempo dentro del tiempo, sólo es el tiempo que le permites a la acción o no. Ahora el tiempo queda por completo en tus manos, te traerá la paz de la acción o te asfixiará en las palmas de la propia libertad. El tiempo cambiará todo y a todos.

Debes saber que cada error que haces es una luz que te enseña a abrir los ojos. El error nunca es fatal, fatal es únicamente el principio que el error llegó a través de uno mismo.

El hombre no es inteligente y nunca lo será, únicamente puede llegar a ser voluntarioso y el Señor traza el camino en su tiempo.

La primera conciencia es la regla natural, la conciencia de uno mismo, con ella un hombre solamente cruza a otro hombre. La segunda conciencia es la regla de la conciencia, la conciencia sobre el otro, por ella el hombre lleva su cruz. La tercera conciencia es la regla del eje vertical, es la conciencia automática que actúa en el hombre como resultado de su elección. En ella el hombre se da cuenta de su conciencia, el libre albedrío del buscador se desvanece, porque este ya actúa en él inconscientemente y en sí mismo. En el eje vertical ya existe más la búsqueda a través de los reflejos, es únicamente el hombre en el hombre o el vacío.

El hombre tiene conciencia de sí mismo y conciencia del otro – conciencia dentro y fuera, que actúan de forma excluyente: si una actúa, la otra está inmóvil. En las dos el hombre se conmueve, en una por uno mismo, en la otra por compasión. En el eje vertical en ti comienza a actuar la conciencia elegida de forma automática, según la cual un hombre a otro hombre abre o cierra el tiempo del hombre.

Por la relación externa eres plural, por la interna eres único y sólo tú. El espejo es la mitad que funciona como un todo/una ola, la superficie del espejo es un cuarto que actúa como una mitad/gravedad, el espejo en el espejo es un octavo, que actúa como un cuarto/magnetismo.

Con el cuerpo estás atrapado en el octavo que está fuera de la relación, en la superficie del espejo. Los que piden misericordia, ahora la misericordia llega a él automáticamente por su gracia, aquel que profanó una tiene una deuda con el Señor: ¿cómo la pagará?

Quien en esta época se hace el plural, profana a uno y a cualquier persona puede decirle esto a modo de lección, solamente a aquel que profana a uno no con el plural. Independientemente de la historia en la cual está sucediendo, la profanación es la misma, sólo la magnitud de las consecuencias es diferente. Es suficiente tener la fuerza de asumir en nombre de uno y será saldado, todo lo que no está saldado, actúa como un magnetismo que atrae el mal.

Cuando dos por la regla de uno juntan el cuarto en sí mismo, el campo magnético es controlado por un cuarto/ que significa la cobertura de las moléculas y del hombre como una cualidad. Cuando los cuartos se fusionan se cubre un medio del magnetismo y cuando los medios se unen en un todo, aparece la cobertura del magnetismo del todo o de la vida misma. El primero es el mundo de la lógica, después del mundo de las situaciones o del control, la última es la presencia sola.

Hasta ahora el hombre podía decidirse entre las acciones, ahora decide solamente si permitirá o adelantará la acción. Al final el hombre ya no podrá influir en el tiempo de la acción, no podrá permitir ni adelantar.

Porque la otra conciencia palidece como el papel bajo mi sol, dice el Señor. Está llegando el día de la oscuridad y todo el mundo estará en la impotencia, pero quien confíe su impotencia tendrá el poder en el Señor de encender la luz en el cielo del interior.

Las personas creen en el destino, pero hasta el momento no ha habido un destino, porque independientemente de todo el hombre siempre ha tenido la elección entre su lado o el otro lado, entre el sentimiento o la compasión. Ahora llega la época en la que todo será como es, aparecerá la automatización de tu elección y esta será el destino de cada uno.

El otro lado no tiene información, sin embargo se forma por el reconocimiento. Con la lógica el hombre busca información, pero sólo con paciencia abre el camino hacia la otra parte. La otra parte se activó primero en los instintos/olas, a continuación en el alma/circulación y por último en el cuerpo.

Jesús entró en la oscuridad total de la otra parte, fue hasta el borde de la perdición para que tú puedas tener la información. Al entregado se le limpia y dibuja la otra parte, al arbitrario el espejo se le limpia y la otra parte se le aleja: el espejo primero limpia la conciencia, luego poco a poco todo, únicamente la certeza en uno mismo crece hasta no cubrir todo y dejando sólo una parte. Al entregado se empequeñece la certeza en sí mismo, pero la certeza ya está dibujada en la otra parte. Cuando llega la realidad al entregado todo le queda bien, al arbitrario todo mal, aunque todo lo haya calculado bien. Pero se olvidó de la otra parte, porque la ha borrado.

Eres el espejo que refleja el misterio de la vida. El hombre honesto habla con la vida en uno, el deshonesto con el espejo. Únicamente con la regla del interior se engendra la vida viva. Ha llegado el momento en el cual la vida en ti se desarrolla y con esto la fuerza de la relación interior y el espejo se extingue, dejando al hombre exterior sin información.

El mundo real te habla solo, pero quien vive en el mundo paralelo, se sorprende del verdadero, porque no hay nada que corresponda con lo que se imagina. Todos viven en parte en el mundo paralelo y en parte en el real. A todos les despeja la mente la realidad, el mundo paralelo enceguece y atonta al hombre.

Sólo la realidad reúne a las personas, la virtualidad siempre las separa. En la realidad el hombre habla con su prójimo, en la virtualidad con el extraño, porque permanece en su lado sin importar lo otro. Cuando miras al hombre desde tu lado, siempre lo pones en una posición incómoda, solamente si te pones en su lugar, puedes saber de él.

Todos se encuentran atrapados en su propio sueño como las aves quedan atrapadas en redes extrañas, pero sólo con los finos hilos de sus redes se tejen las alas de la libertad.

La vida está llena de enredos, el hombre mismo es un enredo que con cada virtualidad se enreda y con la realidad se desenreda.

El conocimiento salva al hombre ante un nuevo enredo, sin embargo solamente desenreda al hombre la renuncia de uno mismo. El que es egoísta siempre se enreda con uno mismo, porque está completamente en sí. Sólo la conciencia de la otra parte desenreda al hombre de la conciencia de sí mismo o la enreda entre sí.

Por sobre todas las cosas el hombre desea la libertad, pero el camino hasta ella está lleno de enredos y no existe ni uno en el camino de vuelta.

El hombre siempre enreda a otro para poder dominarlo, pero con cada sometimiento del otro el hombre se enreda a sí mismo, solamente dominándose a sí mismo puede pisar el camino de la separación.

A través de la vida hay muchísimos nudos y cada uno es el tuyo. El que se va, corta el nudo, sin embargo no hizo nada ya que el nudo permanece. Únicamente el nudo que deshaces es el que te trae paz.

El hombre no es consciente de su enredo, sólo cuando se le priva de algo advierte sus propios enredos. Las personas siempre se van, los enredos siguen quedando y en aquel momento te percatas de que cada enredo es un enredo con uno mismo.

Ahora el hilo entre el mundo real y el paralelo se está cortando, ahora se divide en todo y nada, desde el octavo se desarrolla el todo que el todo aparente divide en octavos.

Tu cruz es tu fundamento y si lo aceptas, separas el espíritu de la oscuridad. Quien brilla hacia afuera su semilla muere en la oscuridad, quien madura en el interior despierta los rayos de luz en las personas. Con tus propios ojos, con el corazón y la mente separas el espíritu de la oscuridad, quien vive la reflexión sobre los hombros del prójimo, mantiene su propio espíritu en la oscuridad y se convierte en un cadáver cruel.

Como la semilla germina de la oscuridad, de igual modo la paciencia de tu espíritu se pronuncia y brota a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *