La criatura de mirada movible

Confía en la vida y no en ti, porque eres ciego

La-criatura-de-mirada-movible
La criatura de mirada movible

La naturaleza que no está viva está atrapada en el ojo de una mirada extraña, ya que ella misma no tiene ninguna mirada. El mundo vegetal vive de las reacciones de las miradas extrañas, los animales tienen su mirada, pero están atrapados en la concentricidad o la inmovilidad de su propia mirada. El hombre es la única criatura que se corona con las referencias de la mirada movible o isocéntrica.

El hombre tiene despejadas dos miradas: la mirada exterior, con la cual condiciona la realidad y la mirada interior, con la cual, con su propia realidad, especula ante las otras personas.

El hombre que mira hacia afuera, puede – independientemente de sus características – condicionar el lugar de toda la creación. Porque cada mirada hacia afuera honra los ojos del cual la dedica. Al hombre no sólo se le ha dado la mirada hacia el exterior, pero también una mirada a los ojos del prójimo – a su mundo interior, para que pudiera mirar con los ojos desde el otro lado.

Con la mirada inversa o la mirada interior el hombre contrae la realidad a un punto de su propio centro. En el momento que esto sucede, el hombre anula en si mismo la mirada del hombre o la fuerza de una mirada real y, en ese momento, sus ojos se vuelven los ojos del anti-hombre – los ojos de la oscuridad de toda la creación. Los ojos del anti-hombre son los ojos del mal, pero en el sentido final no tienen ningún poder sobre nadie ni nada más que sobre su propio mal.

El hombre debería madurar principalmente en la confianza en la realidad y no perseguir a cualquier precio su propia realidad. Ten confianza en la vida y no en ti mismo, ya que eres ciego. Cuanto más confías en tu propio espejo, te encuentras dentro de una oscuridad más grande.

No tengas miedo en seguir los ojos del hombre que te han sido dados, porque con ellos condicionas la mirada de toda la creación. Porque tu mirada decide sobre todo y determinará a cualquiera que actúe con la mirada invertida de la realidad.

»Este es mi cuerpo que será entregado a vosotros«, para los ojos del hombre – los ojos de la mirada real desde el otro lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *