El mundo de los roles y el mundo de la vida viva

Quien puede beber del cáliz de su muerte, puede contemplar tranquilamente a su mayor enemigo

El-mundo-de-los-roles-y-el-mundo-de-la-vida-viva
El mundo de los roles y el mundo de la vida viva

Todo hombre vive como si tuviera un rol en una película, no existe nada vivo en ella. Todos, buenos o malos, son roles únicamente. La única diferencia es que alguno determina su rol y otros aceptan los roles asignados, pero un rol es un rol. Adán y Eva se vistieron cuando vinieron de la vida viva al mundo de los roles, porque la ropa es importante en el mundo de los roles, la vida viva no la necesita.

Los animales también tienen roles naturales, en los que se sienten seguros. El elefante se siente seguro en su rol de fuerza y seguridad, sin embargo un pequeño ratón lo asusta porque le teme a la pequeñez de los pequeños roles. Los animales no tienen, como tienen los hombres, el poder de asignar un rol y de abandonarlo, ya que son uno con el rol.

El hombre por los roles que vive se encuentra en un constante estremecimiento. Entregado en el estremecimiento de la aceptación del rol asignado, tiránico en el estremecimiento de la cuerda demasiado corta, ya que desea emplazar su rol en el infinito, pero esto no es posible.

La muerte está presente sólo en el mundo de los roles y no es ningún hecho vivo, es Grande es la medida en que son grandes los roles. Cuando Jesús anuló su rol, anuló de este modo la muerte, y por eso dijo: »Está cumplido«. Lo han cruzado los roles, pero el suyo ya no estaba entre ellos. Al ser el primero en determinar un lugar sin ningún rol, fue a la derecha de Dios a esperar la realidad de este lugar: el lugar sin rol. Él es el pilar del lugar sin rol del que se levantará cuando otro reafirme este lugar y vierta en él toda su esencia.

El hombre debe entregarse dos veces. Primero se entrega ante otros: al adoptar el papel que le imponen otros. En segundo lugar se entrega a sí mismo: al comprender que uno mismo es sólo un rol y renuncia a este rol al ingresar al lugar sin roles: el lugar donde comienza la vida viva.

Al entregado, que aceptó los roles concedidos, el rol aceptado le asignó una deuda que debió cubrir con regularidad y exactitud, de lo contrario apareció una tensión en forma de resistencia. Quien regularmente analiza la vida soluciona directamente el cautiverio en su propio rol, pero quien busca la forma más fácil de llegar al aceptable rol asignado, espera una oportunidad y merodea por el mundo ciego y no expuesto y lo puede engañar cualquier especulador.

Cuando el lugar sin rol es confirmado se activa la eternidad. Jesús llegó a este lugar en el vacío, sin ningún tipo de garantía. Hoy en día, cuando este lugar sin rol ya está ocupado, entramos en paz a ese lugar porque Jesús nos ofrece un par para la vida viva. En el momento en el que se confirmó el lugar sin rol, las personas inconscientemente empezaron a dejar gradualmente su rol y comenzaron a llegar a ese lugar.

Estos son mecanismos inconscientes que, de acuerdo con nuestra determinación operan a pesar de nuestra voluntad. Automáticamente comienza a despertar la vida viva entre dos, porque comienzan a cambiar de lugar. Mientras sólo aceptaban los roles asignados uno del otro, sólo estaban en paz, pero no estaban vivos.

Como seres metafísicos estamos presentes en cada momento, pero sólo estamos vivos cuando nos confirman nuestros prójimos.

Quien se ha asignado su rol a si mismo, lo vivió a expensas del que aceptó el rol asignado. Ahora se activa la eternidad del rol que ha vivido, pero éste ya no puede ser mantenido a través de los otros, sino que lo debe mantener él solo con su vida. Es inimaginable la angustia que aparece cuando esto ocurre.

Llegamos a la hora de las peores angustias, porque las posiciones elegidas obtuvieron el significado infinito y comenzaron a tirar a sus súbditos a sus lugares. Mucha gente en estos tiempos modernos se atribuyó un rol de manera arrogante y lo vivió completamente sin conciencia, sin tener en cuenta las víctimas. Todo el mundo estaba convencido de ser alguien y empezó a vivir este rol, el promotor principal de esto fueron los medios. Hoy en día cualquier persona puede estar de pie delante del espejo y decirse: »Yo soy alguien, nadie puede hacerme nada«. Y de hecho ese alguien puede estar viviendo, ya ingresó en el juego el coeficiente infinito. En el espíritu del tiempo ahora es esto posible, como es posible que los entregados puedan abandonar su rol y caminar hacia su paz.

En las relaciones del presente se encontraba el neutrón, equivalente al retraso en el pasado y en el futuro. En el estado final, cuando el ya no está el neutrón, las propias acciones sólo se ligan al individuo, ya aparece el presente con el significado de infinito o presente común. Cada uno ha llegado a su punto final, en el cual es siempre él mismo y ahora es necesario compensar: abandonar su rol, o vivirlo sin límites.

La vida está siempre dentro de ti, el lugar del que está vivo lo llevas adentro. Sólo tienes que llegar a él y esto sucede cuando se hacen conscientes todos los estados.

Tan pronto como hacemos algo consciente, eso mismo ya no puede dominarnos más. El rol, cuya la única función es ser rol y no tiene nada que ver con la vida, puede ser abandonado fácilmente. Se trata sólo de concientizar. Quien en los últimos tiempos, cuando la angustia en uno mismo sea insostenible, se vuelva hacia Jesús, estará con Jesús en vivo. Mientras lo llames en sueños a través de tu rol, permanecerá en silencio, ya que no se encuentra en este mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *