Tiempo dorado

La conciencia es la mayor fuerza del universo y el hilo de la vida más misterioso

Tiempo-dorado
Tiempo dorado

Lo inconsciente pasó junto a tu propia conciencia, sólo a aquel que le has regalado de manera inconsciente ha confiado y él ha crecido en ti.

A aquel a quien el hombre realmente amó, a aquel, sin saberlo, le regaló la conciencia. Sin embargo pudo no amar nada ni a nadie y evocó todo, y a expensas de todo vivió su propia conciencia. De este modo a todo y a todos les arrebató conciencia para cubrirse a si mismo. Muchos regalaron conciencia a los objetos con su amor, pero sólo Uno amó ante todo.

Jesús te amó por el precio de su vida y también le regaló la plena conciencia al hombre, ya que abandonó completamente la suya propia.

Y la conciencia durmió en la impotencia de la reflexión dentro de cada uno de nosotros a la espera de la mañana de la misma cobertura, la cobertura del hombre quien, como Él, colocó la semilla de la conciencia en ti, durmiéndola y fecundándola con una total aceptación. Sólo en la total confianza despierta la Conciencia en Ti, si no la has profanado con los reflejos de tu propio reflejo en los ojos que están frente a ti.

Sólo ante si mismo el hombre es nadie y debe aceptar esto. La vida te habla: »Hombre eres de la Nada, eres Nada – por eso no le temas a esta Nada«.

Por eso el hombre no debería perseguir el concepto »Alguien« ante las personas, porque estará sólo ante si mismo en la eternidad. Si el hombre se compensara hasta la nada, se liberaría completamente de su presencia. La ausencia sería lo mismo que la presencia y, de este modo, no se torturaría más en su propia presencia con la amabilidad, con la inteligencia… con miles de máscaras de la propia conciencia sin cubrir el espíritu.

Hasta que la semilla del exterior no duerma, no cubrirá las semillas interiores y el espíritu operará sin cobertura con la misma intensidad en la amabilidad como en la rudeza, con el mismo descaro en la razón como en la insensatez… solamente la semilla que duerme compensa la semilla dormida en ti y da a la luz el espíritu que acaricia con la bondad, que engendra la idea que florece, le permite a la estupidez que reviva.

Cuando el círculo de la conciencia cubre el círculo de la conciencia dormida, todo se desborda y entonces todo el mundo se dará cuenta. En algunos se levantará la Conciencia de la vida, porque lo permitió el espíritu y el alma la alimentó. En otros se levantará su propia conciencia, porque con el alma cubrirá la conciencia de todo.

Todo lo que está delante de ti lleva dentro de sí la semilla de la conciencia dormida – el octavo dormido o el espíritu. Toda la naturaleza y también tú vives del origen de este octavo – del tiempo detenido del Señor. Sólo el hombre se aparta de su conciencia dormida hacia reinos extraños y, por eso, deshonra el tiempo regalado del Señor en reflejos dorados sin valor.

Sólo a las personas se les ofrecen dos opciones de un poder. Se les ha dado el poder de irse a la reflexión de la reflexión y, por otra parte, con el mismo poder para salir de su propia reflexión y pararse delante de uno mismo.

La verdadera oración es estar de pie delante de uno mismo. Respeta el valor de la Vida en ti mismo y no transportes la vida a otros. Quedate solo contigo mismo y el Señor guiará tu tiempo hasta el umbral de la conciencia.

El primer valor es todo lo que está delante de ti, el otro valor eres tú. Mientras persigas tus instantes, te experimentarás a ti mismo como el primer valor y todo lo que está delante de ti lo colocarás como segundo valor. Cuando respetas todo lo que está delante de ti como primer valor, respetas el valor de tu vida y te quedas solo frente a ti.

El tiempo es la regla del Señor, respétalo y no lo midas con tu tiempo porque están transcurriendo los últimos días y hay poco tiempo personal en el camino hacia el Señor.

No traspases los ojos a los ojos, las palmas a las palmas, porque con ello deshonras el tiempo dormido del Señor en ti. Regala tus manos y en el espíritu harás nacer sus manos. Porque tu nacimiento es el primer valor respetado del Señor y solamente el respeto de todo como el primer valor engendra la conciencia en ti y te devuelve a las manos del Señor.

A través de la tierra se vierte el secreto del tiempo en silencio y en paz como un gran río y nosotros somos los viajeros en este río con la esperanza de llegar al mar azul de la eternidad.

Sólo en aquel lugar en el cual el hombre nombra algo sobre su nombre, allí eso sobrevive y te regala a paz de los misterios del tiempo. Tu tiempo es una perla del del cielo, no lo transformes en una piedra sin valor en el camino de tu nombre.

Hasta que la conciencia no nace, el odio no existe, porque todos son simplemente inconsciencias personales. (Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen) En el momento en el cual la semilla de la conciencia o el octavo alcanza el medio y el círculo de la conciencia cubre el círculo de la inconsciencia caen en un espasmo el odio al amor, que superaron y dividieron el círculo del todo.

La conciencia disuelve la inconsciencia – conciencia total, disolución total.

Mientras la conciencia no sea total, este mundo continúa en un espasmo de la falta de origen, de un nacimiento sin cubrir. El conocimiento es el poder máximo de la realidad. Sólo el conocimiento exacto conduce a la conciencia que completa el círculo de la realidad. Sólo la retroalimentación completa el círculo con una información exacta y sólo la información exacta puede ayudar a elevar a un hombre.

El valor respetado de la vida es tu tiempo dorado que apaga las reflexiones de las inconsciencias y enciende las luces de la conciencia en el cielo de tus primeras y últimas oraciones en las manos de los secretos del Señor – los secretos del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *