Dos en uno

Dos en uno
Dos en uno

Mientras cada uno de nosotros tiene su propio presente, al encontrarse en cualquier relación estamos siendo básicamente engañados, porque en el fondo no estamos juntos, a pesar de ser amigos. En el caso de un hombre y una mujer él sigue siendo él y ella es ella. Él está buscando su equilibrio en ella y ella el suyo en él. Sin embargo es completamente diferente si hay dos en un mismo espíritu, viven un sólo presente y el entregan el uno al otro la realidad. Él es la vida para ella y ella la es para él. En este caso el hombre despierta a su prójimo de su propio presente del marco de sus propio presente a la vida.

Cada uno de los dos presentes en cualquier relación deben unirse en uno solo. Para el alma no es esencial aquello con lo cual formamos una relación, pero aquello por lo cual hacemos algún sacrificio o nos entregamos totalmente. Dos se deben unir en uno – en una única realidad. Cuando esto sucede, el objetivo ha sido alcanzado y el alma nace con un espíritu de presente compartido. No importa por quién nace nuestra alma, y no importa de quién somos el nacimiento de su alma. Lo importante es dejar abiertas todas las posibilidades. El alma es fertilizada por la unión, y una vez unida, está unida para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *