Separación

Separación
Separación


Cada persona tiene sus propias cualidades y debilidades,
que existen antes de ser y, por lo tanto, no son realmente suyas,
pero sólo reflejos de relaciones y eventos.

Es suficiente ser conciente y reconocerlas.

Con esto se desata de ellas,
ya que ahora todas las cualidades,
una vez que se las reconoce, automáticamente van cayendo.

Sin el reconocimiento el hombre identifica las debilidades con su nombre
y se convierte en su eterno propietario y prisionero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *