Certeza

Certeza
Certeza

Uno es ahora – un espíritu que se cierne sobre todos y los miles de reflexiones del presente

Cuando te apresuras a través de los días o cuando permaneces en silencio en la soledad ¿Sabes si el espacio viaja a través del tiempo? Y cuando viajas a través de los paisajes o duermes bajo las alas de tu hogar ¿Sabes si el tiempo viaja a través del espacio? Y si piensas que sabes, ¿sabes con certeza?

El espacio en el tiempo, el tiempo en el espacio, el pasado del futuro, el futuro del pasado, por eso no puedes saber, porque eres uno de dos y a través de la cruz viaja a su hogar en el presente en el que la dualidad es uno.

Sólo hoy estoy realmente contigo, mañana seremos unos desconocidos el uno al otro fuera del camino de las cargas del pasado.

No hay pasado ni futuro, no hay nada más ni hubo nada, de lo que pudieras asirte.

Más te alejas más llama a tu puerta aquello de lo cual escapas.

Cada conciencia cuenta con una conciencia, pero no existe ninguna conciencia detrás – tú eres el que condiciona la conciencia. Somos sólo proyecciones, por la cual se dibuja la base, las sombras, por las cuales nacen los árboles.

Cada forma de vida es una ley de una conciencia que todavía no nació – un pájaro que vuela, una flor que florece, el agua que afluye y el hombre la última, pero la primer conciencia, que condiciona el nacimiento de la conciencia.

Una conciencia es como una memoria dormida, no es algo que estaba perdido ni algo que es necesario crear, es sólo aquello que duerme y se despierta si el hombre la condiciona.

Vivirás sólo en nombre de la conciencia, en tu nombre serás un cadáver.

Todos los reflejos son reacciones, el tiempo que ha transcurrido en el cual dejas la vida tras si y con esto le das la cruz a tu prójimo. Tu conciencia da luz una conciencia, pero sólo si está a tiempo, todo lo demás es ocupar el lugar de una conciencia que todavía no vio la luz.

Cada reacción es la no aceptación de una situación en la que te colocan, pero cada situación es una proyección, sólo la aceptación es verdadera. El hombre está obligado a aceptar y finalmente someterse ante cualquier situación en la cual es colocado.

Sin embargo el hombre se extiende cada vez más en el pasado y profana todos los lugares hasta el último, con el nombre de Dios. Todo hasta llegar al lugar del Señor no nacido alcanzó con las manos de la razón para poder mantener su realidad y abrirse a si mismo un futuro, pero no puede llegar más allá del pasado, hasta llegar a su origen, y el origen es uno en uno mismo, pero sin embargo es nadie para uno mismo.

Hasta ahora el tiempo le abría las manos al hombre, ahora el tiempo está detenido si el hombre no abre sus manos.

El presente es la única constante, definida por el hombre, todo lo demás son relaciones o reflejos del presente que no se ha cubierto.

Jesús vivió y murió por ella, después de Él ya no es necesario morir por ella, simplemente dejar vivir. En nombre de la madre vida él dio su vida, pero hoy en día muchos están matando su alma, espíritu y su cuerpo por pequeñeces.

Eres uno, dividido en dos – una sombra sin árboles, un árbol sin sombra. Eres dos, dividido en uno en tu propia totalidad, por eso no puedes saber nada con seguridad.

No hay certeza, ni nada, de lo cual pudieras asirte, excepto la certeza del paso del tiempo por encima de todo y la certeza del nacimiento de todo lo que la cruz del paso del tiempo toma para sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *