El recipiente de la justicia

el-recipiente-de-la-justicia
EL RECIPIENTE DE LA JUSTICIA

 »Bienaventurados sean los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados«.

Cada derecho es también un deber.

El derecho de la vida es también el deber de la vida – el derecho de ser hombre es también el deber de ser hombre.

Eres la vida que transcurre – el hombre que transcurre – eres el derecho que transcurre con el fin de dar a luz el derecho que te es dado el Señor por en el deber.

Mientras vivamos el derecho en uno mismo, a otros les imponemos solamente los deberes. Cuando tomamos nuestro deber, a los demás le hemos otorgado el derecho a la vida. Unos a otros somos un recipiente repleto de secretos derechos secretos de la vida y sólo el recipiente vacío de las cargas de los deberes, si nuestro derecho.

Las personas se pelean entre sí por cualquier cosa, la vida delante de ellos es un recipiente vacío y pelean por nada. Sólo cuando empiezan a compartir cualquier cosa entre sí, tienen algo que compartir, ya que cada vez que comparten la vida se multiplica y a los pacíficos se les llena el recipiente del derecho a la vida.

»Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán hijos de Dios. «

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *