Pensamiento

La realidad puede ingresar en lo virtual, lo virtual no tiene ingreso en la realidad

PENSAMIENTO
PENSAMIENTO

Por ella puedes irte lejos de ti y por ella alguien puede venir a ti.

Si alguien piensa en ti puedes localizarte en él y así no estás directamente allí donde alguien te localiza y te busca en su móvil perpetuo.

Por eso pensad unos en otros, orad unos por otros, para que el mal no sea capaz de localizarlos.

Solamente lo pequeño se puede sumergir en lo grande y traer misericordia, lo grande no puede sumergirse en lo pequeño. Por lo tanto lo pequeño debe apiadarse de lo grande, para que lo grande pueda apiadarse de lo pequeño.

Su abrigo esta manchado de roces, y sin embargo, se hunde en ellos para traer misericordia.

La realidad puede ingresar en lo virtual, lo virtual no tiene ingreso en la realidad. La realidad revela, lo virtual encubre, pero no puede encubrir la realidad.

Todo esta en la búsqueda del sol, cada animal se calienta en el calor del rayo de sol, cada planta bebe del beso de la luz porque nadie tiene luz propia, ni calidez en el interior. Eres oscuridad que vive la luz, un corazón que presiente la muerte, pero sólo el hombre sabe que la luz no es suya y este hecho se refiere a cada ser humano.

El hombre está solo en su interior, pero todo lo que le deseas a alguien y aquello que alguien te desea a ti es algo que los une en la realidad de este deseo. Mientras luches por tu existencia eres un árbol solitario y los pájaros de los deseos no se posarán en ti porque el miedo por la vida te quita todo.

Pero por Él que no tenía miedo para sí, por Él que dio la vida por ti, tú puedes tener todo. Él no tenía nada. Por Él la vida toca a todo el mundo y por sus deseos por otros.

Mientras estés localizado en ti mismo, tienes una oscuridad que cubre los ojos y no ves nada. Sólo el verdadero amor desvela la oscuridad de los ojos del instinto del mundo de ensueño.

El hombre piensa que sólo existe en sí mismo, pero puede existir en cualquier otro lugar. Alguien piensa que está en todas partes y, sin embargo, no está en ningún lugar mientras se encuentre en si mismo, alguien se queda en sí mismo y por él existen muchas cosas.

El hombre nace dos veces. El primer nacimiento es el nacimiento del alma en el cuerpo, el segundo nacimiento es el nacimiento del espíritu en el alma. Tu alma es el lugar de nacimiento del otro y el alma de otro es tu lugar de nacimiento. Quien vive a sí mismo existe en todo y sólo él cierra el lugar de cada nacimiento. Aquella persona que vive para los demás, abre los lugares de muchos nacimientos.

Hay dos tipos de muerte, en una mueres para que otros puedan vivir y otra porque no quieres vivir más. La primera abre la puerta a la vida, la otra solamente la puerta de una nueva muerte.

En la antigüedad idolatraban muchos dioses y, por miedo, los respetaban y a muchos sacrificaban. En la Edad Media y en la época moderna la gente creía en un solo Dios y se sacrificaban por el temor reverencial. En este tiempo el hombre no cree más en ningún dios, ya no tiene miedo de nada que esté por encima de él y en él no hay más respeto y pocas personas se sacrifican por algo. Pero este mundo está lleno de ídolos, porque quien no ofrece a todo su ser, poco respeta a Aquel que está por encima de él, pero por él ofreció la vida.

En el mundo de los dioses nadie escucha a nadie, nadie piensa en nadie y nadie tiene deseos por otro, son sólo transeúntes que idolatran su mundo.

En el mundo de la gente común, la idea que escuchó el silencio, en el susurro el deseo de uno a otro, en ella el nacimiento de un mundo nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *