La decisión es nuestra

La decisión es nuestra
La decisión es nuestra


Cuando estamos dispuestos a renunciar a nosotros en nombre de cualquier cosa,
estamos exeptuados de eso
y la angustia primaria es anulada.
De este modo se solucionan los problemas de manera natural.

La vida nos da la elección de la libertad o la angustia.
Más amor tenemos por el prójimo o por cualquier cosa,
menos angustia tenemos en nosotros mismos.
Cada refunfuñón frente a si mismo y a su prójimo expone sólo su estrechez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *