Siempre igual

Siempre-igual
Siempre igual

Con el tiempo la realidad se reduce a tu grandeza. Mientras sea más grande, por la ley natural respetas al más fuerte, porque eres más pequeño.

Cuando se hace más pequeña la juzgas según la ley natural porque te vuelves más grande – si nos has tomado para sí la regla de la reducción para que en esta época estuviera el pequeño con el pequeño dieran la luz al Grande y no lucharas una batalla con el Grande en esta época.

Sin embargo el Señor dice: »La realidad es siempre la misma, sólo que has aprendido de ella, y en su mundo has crecido hasta que hacerte mayor que ella.«
Y dice el Señor: »La realidad es siempre la misma, sólo que has aprendido de ella, y en su mundo te has reducido y benditos son aquellos que en esta época son pequeños.«

»Por eso soy eternamente el mismo«, dice el Señor, »pero sólo entre los pequeños soy grande y en ellos está Mi Reino.«

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *