La promesa de la vida

La promesa de la vida
La promesa de la vida


La incógnita lo toca todo excepto a uno solo – a ti que estás entrando en ella.
La confianza toca a dos – a ustedes que están entrando en el segundo, por lo que están quedándose
y otro que entra, por lo que usted mismo está solo.
La confianza
toca a dos – a ti, que entras en otro, siempre y cuando te abandones a ti mismo
y al otro, que entra en ti, siempre y cuando se abandone a si mismo.
La comprensión le concierne a uno – a ti mismo, pero únicamente entra en ti en tanto y en cuanto te abandonas de ti mismo
Pero no puede alcanzarte si caminas tus pasos.

Mientras haya una incógnita, la vida constantemente equilibrará tu película
hacia adelante con la película hacia atrás de tu conciencia,
porque eres un hombre, la única promesa de la vida a través del Señor
y el Señor te ama más que a todo.

Jesús le preguntó tres veces a Simón Pedro: »¿Me amas?«
Y tres veces la vida rebobina la película al punto cero,
en el que se puede responder.

Quien abandona la incógnita, se le perdona en nombre del pecado original que le fue dado,
y con él el momento que se le ha otorgado en nombre de la incógnita.
En primer lugar el Señor no juzga a nadie, porque el Señor no condena sin pruebas.
Quien abandona la confianza, se le perdona en nombre de la persona, según la cual no pudo salir,
ya que se le otorga la posibilidad de irse a otro lugar, dice el Señor, que no juzga subjetivamente.
Quien abandona la razón o el conocimiento en todo, no puede ser perdonado,
porque sabía a través de todas las realidades, y él a pesar de todo se fue y así traicionó la vida en el hombre.

El Señor no juzga a nadie, pero siempre te devuelve al horizonte de la vida,
cada uno se juzga a sí mismo, si prefiere irse de todo, en vez de irse de uno mismo.

Siempre existió una incógnita – tú mismo, que no la puedes resolver contigo mismo,
sólo puedes irte de tus promesas para que se deslizaran las promesas de la vida a través de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *