Las personas somos la única forma de espíritu, que puede ser vanidoso

Las personas somos la única forma de espíritu, que puede ser vanidoso
Las personas somos la única forma de espíritu, que puede ser vanidoso

Sólo las personas tenemos la posibilidad de quitar o agregar una identidad al espíritu que está en nuestro interior. Ahora que ha llegado el momento de que se abra el interior, el alma de cada uno de nosotros se abandona al espíritu de la vida en uno mismo. ¿Por qué el hombre se atormentaría a sí mismo, si puede dejar todas sus preocupaciones al espíritu que lo dirigirá? Si el espíritu se encargó de la hierba, también podrá preparar el camino para el hombre.

Por lo tanto el contrapunto de las relaciones abre los espacios en el reflejo que es ocupado por nuestra búsqueda. Cuando los espacios son infinitos, la vida vuelve a la vida de los rincones más ocultos de nuestras elecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *