Tiempo de irreversibilidad

Tiempo de irreversibilidad
Tiempo de irreversibilidad

Pensabas que a través de los ojos de los jueces te miraban tus propios ojos, por eso estabas delante de ellos en una difícil situación. Ahora comprenderás que, de su parte, no existen ojos que pudieran mirarte. Porque mantuvieron la ilusión por el precio de los ojos humanos.

Alguien mantuvo al hombre como un marco de la puerta a través del cual ahora atraviesa la gente. El otro perdió al hombre y los perdidos llegan a él.

El hombre siguió la llamada, la imagen quiso ser perfecta en su profesión. Cualquiera que haya seguido la llamada estableció relaciones, resolvió situaciones reales y el tiempo actual lo lleva a seguir la llamada. La imagen lo conduce a la propia perfección y lo excluye de cualquier relación. En su propia perfección no existe la responsabilidad hacia las relaciones – no hay necesidad de relaciones, por eso los mundos se separan.

No hay horizontales ni verticales – uno al otro son un reflejo de la reflexión, la única realidad del hombre son las reflexiones en un ángulo de 45°, en el que el punto de partida se equilibra. Fuiste el gris de los reflejos que eligió el color blanco o el negro. Ahora cuando los reflejos han desaparecido, ya no hay grises, pero la relación se purifica contra el blanco o el negro.

A través del entregado fluye el espacio y está como en una cinta transportadora del tiempo, donde cada momento es también real como este ahora y todo lo revive. Jesús es de hace dos mil años, pero todavía sigue vivo, si Lo llamas a tu tiempo. Y se mantendrá igualmente vivo cuando el espacio fluya hacia la perfección. A través del tirano corre el tiempo, el tiempo puro, en el que nada ni nadie perdura porque todo se lo lleva – el tiempo puro provoca la pérdida de todo.

Este es un tiempo de irreversibilidad cuando se borran las huellas de la gente y a través de la voluntad del ser humano se establecen nuevas relaciones. Cuando no hay más libre albedrío, el hombre que persigue la ilusión se siente más seguro de su libertad – otro está aliviado de que el tiempo de la libertad haya pasado.

Pero en el campo de la completa ilusión comienza la lucha, la única relación de los perdidos – en el campo de la realidad la primera mirada cara a cara del hombre.

La guerra de las ilusiones, a la cual juró el hombre moderno no condiciona más los lugares de la supervivencia del hombre. Pero no temas la lucha de los últimos días, porque si no puedes sobrevivir más en este mundo, la otra parte te regalará la misma cantidad de equilibrio. Este es el secreto del tiempo de irreversibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *