Espejo

ESPEJO
ESPEJO

El hombre entregado está en el espíritu de un gran espejo, que no existe, por eso permanece como un reloj detenido y espera el todo. Con el alma observa el pequeño espejo, que es un gran espejo fragmentado en cada uno de sus puntos de vista y transcurre como los segundos (tercer mundo), los minutos (segundo mundo) y las horas (primer mundo). Con las miradas reune los fragmentos del pequeño espejo en el grande, hasta que esto da a luz y desemboca en el espíritu del pequeño hombre en el Señor.

El hombre arrogante está en el espíritu del pequeño espejo que permanece y con el alma mira en el espejo grande en todos. Con las vistas aplasta el gran espejo haciéndolo polvo por la regla de las horas, los minutos y los segundos. Pero cuando el pequeño espejo desemboque en el espíritu del grande, el polvo del gran espejo lo cubrirá por siempre.

Todos dormíamos. Pero alguien estaba durmiendo directamente en el grande e indirectamente regateaba con el pequeño en su sueño – el otro dormía directamente en el pequeño y con todo el esfuerzo buscaba el grande en su sueño.

Pero el reloj ya está sonando, porque el tiempo abre la palma hacia las siete, cuando es necesario despertar.
Todos se frotan los ojos, pero ¡ay de aquellos que sean vistos pequeños e indefensos,
perdidos en la oscuridad,
y bienaventurados los que en el otro me miren a Mí, dice el Señor,
porque no habrá nadie más en ellos!
Y mi amanecer les dará a conocer que todavía no estaban,
a pesar de que lloraban, reían y repartían justicia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *