Piedra angular

Vives en un mundo que no es real

PIEDRA-ANGULAR
PIEDRA ANGULAR

Final de la búsqueda, principio de la realidad.

¿Cómo reconocer la virtualidad en la virtualidad, lo invisible en lo invisible? ¿Por dónde empezar y qué aprehender? No está en este mundo … Sólo los ojos de la muerte con el tiempo abren los ojos cuando finalmente aceptan su nada dictada por las totalidades del espejo.

Cuando llega el día del último conocimiento, no hay más búsqueda y que todo lo abarca la realidad entra por la puerta de todo el mundo. Cuando la explicación era simplemente la descripción de una realidad, por las incógnitas también la ilusión funcionaba de manera lógica y constructiva. En este tiempo la ilusión debido al retroceso de las incógnitas se ha vuelto destructiva. Y las explicaciones se conirtieron en las explicaciones de una realidad.

Vives en un mundo que no es real.

Parece real, pero es sólo un mundo de espejos donde gobierna el hombre, a quien se le da la corona de otra representación para que viva en su propio mundo y sus propias leyes de la virtualidad – la virtualidad de la virtualidad. La realidad que se proyecta de manera horizontal engendra la ilusión – y proyectada verticalmente, engendra el mundo del hombre, la ilusión de las ilusiones. En su mundo dos veces reflejado el hombre sólo le teme a la muerte – las únicas aves de la realidad en el cielo de la ilusión de la ilusión.

Emigrante te encuentras sobrio y tienes la esperanza de volver a casa
o borracho de las tierras extrañas.

La ilusión de la ilusión, diametralmente opuesta a la realidad, tenía posesión de la totalidad – el fluido de la vida, pero la realidad tenía el octavo – la muerte. Sin un lugar real, deportados y cruzados entre sí, ocupamos los lugares de extraños. El de la derecha funciona como el de la izquierda y lleva la cruz de la muerte para él confiando en que viene la realidad (el octavo) – el de la izquierda funciona como el de la derecha y vive en su nombre en la meca de la ilusión (la totalidad).

La piedra angular del mundo realestá esperando la casa de la realidad.

Sólo uno es suficiente para la base. Jesús tomó la cruz de la realidad definitivamente para si mismo y así sentó las bases del mundo real. Desde entonces el mundo de la realidad espera la cobertura para poder surgir como un mundo legítimo – el mundo eterno. Sólo uno es suficiente para afirmar la base para que la casa comience a crecer y a los que esperan la realidad poder enviarles las invitaciones a la fiesta y la paz en este nombre de opresión en su mundo.

En esta época, las invitaciones se han enviado y los invitados de Dios están de camino. Y el que está de camino, abandonó su vieja casa y se encuentra en el pensamiento, en la palabra y en la obra en el espíritu de un nuevo hogar. Por lo tanto vive la regla de la realidad, que es más fuerte que la regla de la ilusión que se está derribando.

Y te sorprenderás de cómo podías experimentar la ilusión como una realidad,
cuando no se tenía ni un poquito de contenido de la vida.
¿Y cómo nunca viste la vida en la realidad?

Todas las relaciones cruzadas directamente proporcionales al conocimiento y a la aceptación de la representación reconocida van desvaneciéndose. Toda la virtualidad se divide, el mundo de la realidad está despertando. Se ha disparado la fuerza de la realidad, inimaginable para el ojo humano, sorda a las reglas de la virtualidad, que destruye todo lo que no ha sido fiel a ella.

Se aproxima en silencio como un ladrón, tranquilo como un día soleado después de la tormenta. Como las aguas de un torrente que desde el horizonte de las montañas caen en el valle de la ilusión y arrollan todo lo que se encuentra debajo. Surge el fin del mundo para algunos como la paz, para otros como un horror – viene la única realidad. En el medio del tornado la paz inimaginable de la realidad, la ilusión, sin embargo es expulsada del centro y se mueve en una destrucción cada vez mayor.

La fuerza de la realidad establece automáticamente el límite entre los seres humanos. De repente ya no existe un solo mundo, los mundos se dividen y se repelen definitivamente de infinitas maneras. De repente ya no hay dos en una historia, uno está en un estado de destrucción, y otro en un estado de salvación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *