Desplazamiento

No eres la diferencia de nada, pero en todo eres tú solo la única diferencia – la diferencia contigo mismo

DASPLAZAMIENTO
DASPLAZAMIENTO

No hay nada en su lugar.
Toda la creación está desplazada un lugar de la forma sobre si mismo,
sin embargo el hombre está desplazado de todo y, por tanto, con una mayor diferencia consigo mismo.

El hombre nace como una diferencia sin cobertura, en el pecado original de las formas robadas atado a si mismo, y en él el lugar de todo y el nacimiento en todos, donde abandona el lugar robado. El hombre lleva en sí todas las características de todas las formas, pero en todas partes donde roba las características de las formas que están delante de él, pierde el lugar del hombre en sí mismo.

Todas las formas son robadas de las formas más bajas que, a su vez, proporcionan cobertura, solamente el hombre se encuentra sin cobertura, porque no tiene ninguna forma sobre sí mismo.

Sólo la suficientemente gran simplicidad condiciona la realidad
porque no le roba nada a nadie.

Desde la luz, la primera manifestación, que aún carece de forma – hasta el ser humano, la última manifestación que está por encima de todas las formas, todas las formas huían una de otra. Y huyeron ante la realidad una de otra, robadas dentro de la cobertura virtual robada.

Así como la luz tú mismo huyes, porque la conciencia no alcanza para pasar al otro lado, porque sabes que hay oscuridad. Pero en ti está durmiendo la conciencia del Hombre sin distinción – el Hombre que devolvió todo. Su conciencia, en relación con todo lo lleva más allá del borde – a la muerte y, sin embargo, al principio de todo – al lugar desde el cual se escapó la luz porque no tenía cobertura. Pero tú tienes cobertura, por Él que le devolvió la luz a todo y alcanzó la muerte sin cobertura y así ofreció un lugar en sí mismo.

Pisa allí en Su huella, ya que la tienes ante ti en todo, si proviene del lugar de la realidad que te es dada y no vives sus ilusiones. Todas las formas que están delante de ti son las diferencias de la vida y por ellas vuelves la vida a la Vida u originas la muerte en la muerte, porque eres forma sobre todo y por eso eres el lugar de la vida o de la muerte de todo.

Todas las formas son reales, si les das un lugar en ti mismo,
y la ilusión, en la medida que ocupas un lugar en ellos.

El hombre es una forma de todas las subespecies de la vida que lleva en sí, sin embargo las subespecies no lo llevan a él en si mismas porque su forma robó todo para su forma humana. A veces el hombre jugaba con la subespecie en sí mismo ahora las subespecies en él juegan cada vez más con el hombre que no se ha ido de su forma, pero la mantuvo a través de todas las subespecies que tenía disponibles. Porque la ilusión fue el maestro que convenció al hombre de la realidad de su propia forma que tenía antes de ser.

Era la oscuridad y el Señor creó la luz, las dividió a dos lados del cielo – desplazó las partes y te creó a ti y a mi en la diferencia de todo para que uno a otro pudieramos voltear el lado y encontrar la luz en la oscuridad de su mundo, porque en lo profundo de la oscuridad está la luz de todo.

Llevas en ti mismo la cobertura de los ríos, del viento, de las flores pero únicamente no cubres la luz,
porque la luz es lo mismo que tu – la mitad de la oscuridad.
Sólo a partir de la oscuridad se despertierta la mañana al día si la luz no se escapa de la oscuridad hacia la noche,
Por lo tanto, sólo dos que toman la oscuridad en sí mismos, devuelven la flor a la flor, el río al río, el viento al viento
y engendran la luz – la vida.
Sin embargo, puedes permanecer en tu lado de la luz y dejas las flores en la oscuridad
… pero eran tus flores, tus ríos y tu viento de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *