Roce

ROCE
ROCE


Mientras el alma soñaba con la libertad,
en el espíritu del hombre siempre see cargaba la muerte,
pero no ha tocado su presencia.

Ahora el alma ya no sueña más, porque en el espíritu está la muerte cubierta,
pero básicamente la muerte toca a cada hombre.
Tanto al que todo lo tiene, como al que no tiene nada.
Al primero con la insoportabilidad de la no aceptación, al segundo con la suave mano de la aceptación.
La muerte ahora ya roza al hombre directamente en el presente.

En el alma tolerabamos, en el espíritu seremos tolerados.
Cuanto hayas tolerado, así serás tolerado.

Mientras el alma tuvo la libertad en sus manos, el hombre podía seguir dominándose,
Ahora el hombre no tendrá nada en sus manos, y mucho menos su propio dominio,
pero funcionará la regla de la vida en su manos.

Con la paciencia el hombre fue madurando y llevó la carga en el espíritu,
con la devoción en el alma recibía y se alejaba,
hasta el día en la muerte lo toca en el cuerpo de su presencia.

El que se tomó la libertad, no sintió la muerte, porque la muerte no se siente a sí misma,
la siente la vida o el que dio la vida, no quien la tomó.

Hasta ahora no sentías la vida ni la muerte, había sólo fluidos de aceptación o no aceptación de la muerte.
Ahora uno después de otro entraremos en contacto directo con uno mismo
y por lo tanto en contacto directo con la vida o la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *