Cazamos y huimos por el miedo

El hombre debe caminar por la huella del hombre como las aves vuelan hacia sus nidos

CAZAMOS-Y-HUIMOS-POR-EL-MIEDO
CAZAMOS Y HUIMOS POR EL MIEDO

La ley del que huye y del que caza comprenden todo el mundo. Entre el hombre y la mujer en la mayoría de los casos es verdad que existe una regla de dependencia. Cualquier persona que empieza cazando, al final termina huyendo.

Cazamos por miedo y huimos por miedo. Sin embargo no hay un cazador ni un cazado – unicamente existen las relaciones. Un hombre entregado no tiene ningún motivo para cazar ni de huir. Por eso él no puede ser cazador ni presa. El cazador debería perseguir y la presa huir, pero porque el entregado no quiere cazar ni huir con él cada uno se detiene o deja la relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *