La transformación del tiempo

Uno al otro somos la calidad del tiempo, y a nosotros mismos la cantidad

LA-TRANSFORMACIÓN-DEL-TIEMPO
LA TRANSFORMACIÓN DEL TIEMPO


En todas las épocas el hombre se volvió cada vez más apresurado y vació el granero del tiempo del Señor,
hasta no superarse a si mismo y, sin darse cuenta, bajarse del tiempo natural.

Con cada paso dispuesto, hundió sus pies más profundamente en el seno del tiempo artificial y en allí perdió el calor humano, hasta que la sonrisa no se convirtió en una sombra de la sonrisa, y en su mirada se apagó la chispa de sus ojos, y la caricia se convirtió en una estafa de su propia caricia.

Y los pasos del tiempo artificial se hicieron cada vez más pesados, la cantidad de tiempo cubrió la calidad y persiguió al hombre. Los ríos del tiempo barrieron los contenidos y se llevaron los fluidos.

En las manos del hombre el tiempo se transformaba el tiempo, el tiempo donado de parte del Señor. Muchos han sucumbido en sus propios pasos, sólo unos pocos donaban su tiempo y detenían el río del tiempo artificial, pero el tiempo se les escapaba a través de sus dedos y nadie lo podía contener.

Uno al otro somos la calidad del tiempo, y a nosotros mismos la cantidad. Con el tiempo de cantidad, una persona ganaba o perdía, era ganadora y era derrotada, sin embargo nunca dió a luz un fluido.

El hombre maduro como el vino en los barriles del tiempo del Señor,
a los ganadores se los llevó la corriente del tiempo artificial,
dejando tras de sí a los náufragos en las balsas del tiempo del uno y del otro.

Ya no habrá juventud ni vejez, pero quedarán las copas llenas y vacías.
Las copas del tiempo donado y las copas del tiempo robado – del tiempo muerto.

Quien se detenga, pasarán por él los contenidos,
quien en el tiempo siempre intentó ser alguien pasará el vacío.

El tiempo de la luz atrapada en la oscuridad ha pasado, ahora la oscuridad no persigue más a las almas.
El tiempo del contenido cubrió toda la oscuridad, pero también abrió los vacíos del tiempo robado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *