Cara o cruz


¿Acaso no son iguales todas las monedas?

Sólamente te cantará la suerte si la arrojas al aire
y sueñas con montañas y valles.
Y vives con las cruces del orgullo
o la fuerza de las caras
como la serpiente de Eva,
que se arrastra a través del desierto

Pero si entre nosotros fueramos solo una moneda de oro,
todos calmarían su sed
de los arrollos de las aguas vitales de la vida.