Únicamente los soberbios exigen un elogio 

Samo oholi traže pohvalu]

Es bueno si nadie nunca te elogia, porque entonces te esfuerzas “hasta el cielo”.

Ningún creyente en este mundo oró tanto para que Dios hubiera dicho, Gracias.
Dios siempre está en silencio.

Oras hasta que eres
y hasta que estés, es demasiado para Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *